Skip to content

Sustitución de baldosas rotas: Guía práctica en 5 pasos

Index

    Si tienes una baldosa cerámica rota en tu suelo y estás buscando una forma de reemplazarla por una nueva, estás en el lugar correcto. En esta guía paso a paso, te mostraremos cómo manejar las herramientas necesarias y cómo realizar el proceso de sustitución de forma efectiva. ¡Vamos a empezar!

    Materiales necesarios

    Antes de comenzar, asegúrate de tener los siguientes materiales a mano:

    • Espátula
    • Maza
    • Cortafríos
    • Llana dentada
    • Llana de goma
    • Crucetas
    • Gaveta para preparar el mortero para juntas
    • Guantes
    • Gafas
    • Mortero cola
    • Baldosa cerámica
    • Mortero para juntas

    Paso 1: Retirar la baldosa rota

    1. Utiliza una espátula para raspar la junta que rodea la baldosa rota y elimina toda la pasta de rejuntado. Esto evitará que se rompan las otras baldosas al retirar la deteriorada.

    2. Rompe la baldosa poco a poco con la ayuda de una maza y un cortafríos. Golpea en diferentes puntos de la baldosa y utiliza el cortafríos para levantar el material a medida que se va partiendo.

    3. Retira los trozos de baldosa y asegúrate de eliminar cualquier resto de adhesivo o pasta de rejuntado. Limpia bien toda la superficie para lograr una buena adherencia del mortero cola.

    Consejo: Es importante seguir este paso cuidadosamente para asegurarte de que la nueva baldosa quede nivelada con el resto del suelo y obtener un buen acabado en las juntas.

    Paso 2: Colocar la nueva baldosa

    1. Aplica mortero cola sobre la superficie limpia y nivelada con la ayuda de una llana dentada. Asegúrate de cubrir toda la superficie y de que las estrías resultantes sean uniformes.

    2. Coloca la baldosa en el hueco y presiónala firmemente. Utiliza una maza de goma para golpearla y llevarla a su posición.

    3. Inserta crucetas del tamaño de la junta existente en el perímetro de la baldosa para obtener una llaga uniforme.

    4. Verifica que no haya ninguna diferencia de altura entre la baldosa nueva y el resto del suelo. Asegúrate de que todo esté nivelado y en su lugar antes de pasar al siguiente paso.

    Paso 3: Rejuntar la baldosa

    1. Una vez que el mortero cola se haya secado por completo, retira las crucetas.

    2. Aplica pasta de rejuntado con una llana de goma, presionando para que penetre en todas las juntas. Asegúrate de cubrir todas las áreas de forma uniforme.

    3. Cuando la pasta de rejuntado esté seca al tacto, pasa una esponja húmeda por todas las juntas para limpiar el exceso de pasta y obtener un acabado limpio.

    ¡Y eso es todo! Has logrado sustituir con éxito una baldosa cerámica rota por una nueva. Ahora puedes disfrutar de un suelo renovado y sin imperfecciones.

    Esperamos que esta guía te haya sido útil y te haya brindado la información necesaria para llevar a cabo este proyecto. Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en hacérnoslo saber. ¡Buena suerte con tu proyecto de renovación!