Skip to content

Secretos para ahorrar luz: Desconecta y ahorra en tu hogar

Index

    Si estás buscando formas de reducir tu consumo de energía y ahorrar en la factura de la luz, una opción a considerar es desconectar algunos aparatos de tu casa que consumen energía de forma pasiva. Estos dispositivos, cuando están en modo de espera, continúan consumiendo electricidad, lo que se conoce como consumo fantasma. A continuación, te mostraremos qué aparatos puedes desconectar y cómo esto puede ayudarte a reducir tus gastos mensuales.

    El televisor, la consola y sus accesorios

    El televisor es uno de los aparatos que más tiempo dejamos encendidos, incluso cuando no lo estamos utilizando. Cuando apagamos la televisión con el mando a distancia, el piloto rojo que se enciende indica que el televisor está en modo de espera, consumiendo energía. Según los cálculos de Xataka Home, este consumo puede ser de 2 vatios por hora, aunque puede variar dependiendo del modelo de televisor.

    Además, es importante tener en cuenta que otros dispositivos conectados a la televisión, como el receptor o la consola de videojuegos, también pueden consumir energía significativa cuando están en modo de espera. Incluso las videoconsolas pueden tener un consumo alto cuando están apagadas. Por lo tanto, es recomendable utilizar una regleta con interruptor para poder apagar todos estos dispositivos de forma conjunta y evitar el consumo pasivo.

    Los electrodomésticos

    Los electrodomésticos también son una fuente importante de consumo fantasma en el hogar. Aunque puede resultar incómodo desenchufarlos cuando no los utilizamos, desconectarlos puede ayudarnos a reducir el gasto energético. Por ejemplo, un horno y un microondas pueden consumir alrededor de 2 vatios cada uno cuando están apagados. Aunque el ahorro individual de cada electrodoméstico puede parecer pequeño, desconectar todos los pequeños aparatos de la cocina puede generar un ahorro acumulado significativo.

    Es importante destacar que los grandes electrodomésticos, como la nevera, no deben desconectarse, ya que esto puede causar daños en los alimentos almacenados. Sin embargo, puedes desconectar todos los pequeños electrodomésticos, como la cafetera o el tostador, cuando no los estés utilizando. Aunque el ahorro en estos casos es menor, cada pequeño gesto cuenta.

    Los ordenadores

    Los ordenadores y sus accesorios también consumen energía cuando están enchufados, incluso cuando están apagados. Según los cálculos de Xataka Home, un ordenador puede consumir hasta 2,5 vatios por hora, dependiendo de sus características y configuraciones. Por lo tanto, es recomendable enchufar todos los dispositivos relacionados con el ordenador a una regleta con interruptor y apagarla cuando no estemos utilizando el equipo. Así evitaremos el consumo pasivo de dispositivos como altavoces u otros periféricos.

    Aire acondicionado y ventiladores

    Los aparatos de aire acondicionado también pueden generar un consumo pasivo significativo. Si tienes un aire acondicionado centralizado que es difícil de desenchufar, no hay mucho que puedas hacer al respecto. Sin embargo, si tienes un aire acondicionado portátil o un ventilador con mando a distancia, puedes desconectarlos fácilmente cuando no los estés utilizando. Según los cálculos de Xataka Home, un aire acondicionado puede consumir alrededor de 4 vatios por hora, mientras que un ventilador en modo de espera solo consume alrededor de 1 vatio.

    Los cargadores de móviles

    Los cargadores de móviles y otros dispositivos también consumen energía cuando están enchufados, aunque en menor medida. Dejarlos conectados todo el tiempo puede generar un consumo innecesario. Por lo tanto, es recomendable cargar los dispositivos solo durante periodos concretos y desconectar los cargadores cuando no los estemos utilizando. Aunque este ahorro puede resultar pequeño, es un gesto sencillo que contribuye a reducir el consumo de energía.

    El ahorro está en la suma

    Si bien cada uno de estos dispositivos puede tener un consumo pasivo relativamente bajo, la clave está en la suma de todos ellos. Según los cálculos de Xataka Home, si tienes una casa con un consumo fantasma de 39 vatios por hora, esto se traduce en un costo mensual de 11,23 euros y un costo anual de 136,51 euros, considerando un precio de 0,40 €/kWh.

    Aunque es posible que no puedas desconectar todos los dispositivos debido a su ubicación o necesidad de estar siempre conectados, es importante evaluar cuáles realmente necesitas tener enchufados todo el tiempo. Desconectar aquellos que no estés utilizando activamente puede generar un ahorro significativo a largo plazo.

    Recuerda que cada pequeño gesto cuenta y que, aunque el ahorro individual de cada dispositivo pueda parecer insignificante, en conjunto pueden marcar la diferencia en tu factura de la luz. ¡Anímate a probar estas recomendaciones y verás los resultados en tu bolsillo!