Skip to content

Pescado y marisco: ¿consumo responsable o irresponsable?

Index

    El consumo de pescado y marisco, aunque no exclusivo del verano, suele aumentar considerablemente durante la temporada estival debido al turismo en las costas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que si no reducimos el ritmo de captura actual, muchas especies de peces podrían desaparecer. Además, la sobrepesca conlleva a un gran desperdicio de animales capturados, ya que una parte de las capturas se desechan y se arrojan al mar sin motivo.

    España, como país con una alta cuota de consumo de pescado, aproximadamente 40 kg por habitante al año, tiene una responsabilidad enorme a la hora de conservar los recursos marítimos del planeta. Pero esto no es solo una responsabilidad local, sino que debe extenderse a cualquier latitud.

    Consejos para un consumo de pescado responsable

    Como consumidores y turistas, podemos ser más sostenibles y contribuir a la conservación de los océanos. Aquí te dejamos algunos consejos para un consumo responsable de pescado y marisco:

    1. Compra en lugares autorizados

    Asegúrate de comprar pescado y marisco en lugares autorizados que cumplan con las normativas. Esto no solo garantiza la calidad y la seguridad del producto, sino que también contribuye a evitar la pesca ilegal y la comercialización de productos de dudosa procedencia.

    2. Elige productos de temporada

    Al igual que con la fruta y las verduras, el pescado también tiene su temporada. Varía tu consumo a lo largo del año y adapta tus elecciones a lo que el mar ofrece en cada estación. De esta manera, contribuyes a mantener el equilibrio natural de los océanos.

    3. Respeta las tallas de los peces

    Es importante adquirir pescados y mariscos que cumplan con las tallas establecidas. Consumir especies pequeñas y en desarrollo altera los procesos naturales de los océanos y puede afectar la reproducción y la supervivencia de las especies.

    4. Conoce la procedencia y el método de pesca

    Cuando sea posible, intenta saber dónde y cómo se han pescado los productos que compras. Los pescadores están obligados a etiquetar el pescado indicando los métodos empleados y la zona de captura. Opta por productos obtenidos mediante métodos tradicionales de pesca, como el pincho, el trasmallo, el palangre no industrial o la caña, que son más respetuosos con el medio ambiente.

    5. Prioriza los productos locales

    El consumo de pescado y marisco obtenido en áreas locales o cercanas contribuye a una pesca más sostenible y reduce la contaminación de CO2 asociada al transporte. Además, apoyas la economía local y fomentas la conservación de los recursos marinos en tu región.

    El problema de la sobrepesca

    La sobrepesca es una amenaza real para los océanos y sus especies. Según un informe de la FAO, aproximadamente un tercio de las poblaciones de peces del mundo estaban sobreexplotadas en 2015. Esto se traduce en la disminución de los recursos, tasas de crecimiento biológico reducidas y niveles bajos de biomasa.

    La sobrepesca puede ocurrir en cualquier cuerpo de agua, desde estanques y ríos hasta lagos y océanos, y puede llevar a la depresión crítica de las poblaciones de peces. Además, algunas formas de sobrepesca, como la sobrepesca de tiburones, pueden alterar ecosistemas marinos enteros.

    La capacidad de una pesquería para recuperarse de la sobrepesca depende de las condiciones del ecosistema. Los cambios drásticos en la composición de las especies pueden resultar en un cambio en el equilibrio del ecosistema, afectando a los flujos de energía y a la biodiversidad.

    Contribuye a la conservación de los océanos

    Cada elección que hacemos como consumidores tiene un impacto en los océanos y sus especies. Optar por un consumo responsable de pescado y marisco es fundamental para preservar los recursos marítimos del planeta. Recuerda que, al comprar en lugares autorizados, elegir productos de temporada, respetar las tallas, conocer la procedencia y el método de pesca, y priorizar los productos locales, estás contribuyendo activamente a la conservación de los océanos.

    ¡Juntos podemos marcar la diferencia! Cuidemos nuestros océanos y disfrutemos de los productos marinos de manera responsable.

    Hasta la próxima, ¡y que disfrutes de tu pescado y marisco de forma sostenible!