Skip to content

Kéfir: Descubre las diferencias y beneficios de este alimento probiótico

Index

    El kéfir es un alimento con múltiples beneficios para el organismo, especialmente para el cuidado del sistema digestivo y la flora intestinal. Se trata de una bebida láctea fermentada que se considera un alimento funcional debido a sus propiedades saludables más allá de su valor nutricional. El kéfir es conocido por su alto contenido de probióticos, microorganismos vivos que benefician nuestra salud.

    ¿Qué es el kéfir?

    El kéfir es una masa biótica o bebida láctea probiótica fermentada, con una textura gelatinosa similar al requesón. Contiene dos tipos de microorganismos beneficiosos para la salud: bacterias no patógenas (lactobacilos) y levaduras (sacaromyces y cándidas). Estos probióticos, consumidos regularmente, tienen un efecto acumulativo que ayuda a sanear nuestra flora intestinal.

    Tipos de kéfir: agua kefirada y leche kefirada

    Existen dos formas de preparar kéfir: con agua o con leche. En el caso del agua kefirada, las bacterias fermentan en agua con azúcar, resultando en una bebida carbonatada con probióticos. El sabor dependerá de las frutas o especias utilizadas para aromatizarlo.

    La leche kefirada es similar al yogur y se remonta a más de 300 años en la región del Cáucaso. La leche almacenada en pieles de cabra sufría una doble fermentación, cambiando su sabor. A diferencia del yogur, el kéfir contiene levaduras que realizan una segunda fermentación, enriqueciendo su valor en probióticos y dándole su característico sabor.

    Beneficios del kéfir para la salud digestiva

    El kéfir no solo contiene los nutrientes de un vaso de leche entera, como grasas, carbohidratos y proteínas, sino que también es rico en vitaminas del grupo B (B1, B5, B12, B9) y vitamina K, así como minerales como calcio, magnesio y fósforo. Además, los probióticos presentes en el kéfir mejoran el equilibrio de nuestra flora intestinal.

    Algunos de los beneficios del kéfir para la salud digestiva incluyen:

    1. Mejora de la permeabilidad intestinal: reduce la absorción de sustancias antigénicas que podrían causar reacciones alérgicas.
    2. Ayuda a mejorar las alergias: aunque los cambios en la flora intestinal no ocurren de un día para otro, el consumo regular de kéfir puede tener un impacto positivo.
    3. Facilita la digestión de la lactosa: durante la fermentación y acidificación de la leche, se pierde gran cantidad de lactosa, lo que hace que muchas personas la digieran mejor que la leche. Sin embargo, las personas con intolerancia a la lactosa deben evitar el kéfir.
    4. No contribuye al aumento de peso: el kéfir tiene solo 63 kcal por 100 gramos y se recomienda consumir un vaso al día, preferiblemente en ayunas para optimizar los efectos de los probióticos.
    5. Precauciones: el kéfir puede aumentar la distensión abdominal y los gases en algunas personas. Además, aquellos con defensas bajas deben tener precaución al consumirlo.

    Cómo hacer tu propio kéfir en casa

    Si deseas disfrutar de los beneficios del kéfir, puedes hacerlo en casa de forma sencilla. Aquí te mostramos cómo hacer kéfir tanto con leche como con agua:

    Kéfir con leche

    Ingredientes:

    • 1 litro de leche pasteurizada entera con lactosa
    • 4 cucharadas de kéfir

    Instrucciones:

    1. En un tarro de cristal con cierre hermético, añade todos los ingredientes.
    2. Deja fermentar durante 24-48 horas a temperatura ambiente y evita la luz directa.
    3. Retira el kéfir del tarro, límpialo y podrás utilizarlo nuevamente.
    4. Conserva el kéfir en el refrigerador a 4°C (máximo 10 días).

    Kéfir con agua

    Ingredientes:

    • 1,5 litros de agua mineral (no clorada)
    • 80 gramos de azúcar, estevia o miel
    • 4 cucharadas de kéfir
    • Fruta o bebida vegetal (opcional)

    Instrucciones:

    1. En un tarro de cristal con cierre hermético, añade todos los ingredientes.
    2. Deja fermentar durante 24-48 horas a temperatura ambiente y evita la luz directa.
    3. Retira el kéfir del tarro, límpialo y podrás utilizarlo nuevamente.
    4. Conserva el kéfir en el refrigerador a 4°C (máximo 10 días).

    Recuerda mantener unas mínimas condiciones higiénicas al preparar kéfir en casa.

    En BM supermercados encontrarás diferentes opciones de yogurt de kéfir para disfrutar de sus beneficios sin necesidad de prepararlo tú mismo.

    ¡Cuida de tu salud digestiva con el delicioso kéfir!

    Dra. Marta Aguirre, Nutrición y Medicina Estética

    ¡Esperamos que este artículo te haya sido útil para comprender los beneficios del kéfir y cómo incorporarlo a tu dieta! Si tienes alguna pregunta o comentario, estaremos encantados de ayudarte. ¡Saludos y que tengas un día saludable!