Skip to content

Generador de CO2 casero: Crea y utiliza tu propia fuente de CO2

Index

    El CO2, o dióxido de carbono, es un compuesto químico utilizado en diversas aplicaciones, como la producción de bebidas gaseosas y la propulsión de aerosoles. También se puede utilizar en acuarios para proporcionar CO2 a las plantas. En este artículo, te enseñaremos cómo hacer un generador de CO2 casero y cómo utilizarlo de manera efectiva.

    Materiales necesarios

    Antes de comenzar, asegúrate de tener los siguientes materiales a mano:

    • Una botella plástica de 2 litros
    • Agua tibia
    • 2 tazas de azúcar sin refinar
    • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
    • 1/2 cucharadita de extracto de levadura (opcional)
    • 1/3 de cucharadita de levadura de pan o de cerveza

    Pasos para hacer el generador de CO2

    Sigue estos pasos para crear tu propio generador de CO2 casero:

    1. Consigue una botella plástica de 2 litros. Es importante utilizar una botella de plástico en lugar de vidrio, ya que si se genera suficiente presión para romperla, una botella de plástico no explotará de la misma manera que una de vidrio.

    2. Agrega 2 tazas de azúcar sin refinar a la botella.

    3. Llena la botella con agua tibia hasta el punto en el que comienza a curvarse hacia el cuello. Es importante utilizar agua tibia del grifo, pero evita que esté demasiado caliente, ya que podría matar a las levaduras.

    4. Añade 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio a la botella.

    5. Si lo deseas, puedes agregar 1/2 cucharadita de extracto de levadura. Esto ayudará a que las levaduras duren más tiempo. Algunos ejemplos de extractos de levadura son "Vegemite", "Bovril", "Cenovis" y "Marmite".

    6. Agrega 1/3 de cucharadita de levadura de pan o de cerveza a la botella.

    7. Tapa la botella de forma segura.

    8. Agita la botella para mezclar bien la levadura y el azúcar. Deberías ver una ligera formación de espuma en la superficie del agua.

    9. Destapa la botella y déjala reposar durante 2 a 12 horas. Durante este tiempo, el agua debería empezar a burbujear, lo cual indica que se está liberando CO2. Si no ves burbujas después de 12 horas, es posible que hayas agregado agua demasiado caliente o que las levaduras no estén activas. La solución debería burbujear a una tasa de aproximadamente 2 burbujas por segundo. Si burbujea más rápido, podría alterar el pH del agua.

    Cómo utilizar el generador de CO2 en un acuario

    Si planeas utilizar el CO2 generado en un acuario para proporcionar nutrientes a las plantas, sigue estos pasos:

    1. Perfora un pequeño agujero en la tapa de la botella.

    2. Inserta un tubo de goma a través del agujero y asegúralo en su lugar.

    3. Coloca una válvula de aire en el extremo del tubo de goma para evitar que el agua sea absorbida cuando el CO2 se escape.

    4. Conecta el otro extremo del tubo de goma a tu acuario.

    5. Asegúrate de tener un contador de burbujas para controlar la cantidad de CO2 que se libera.

    Precauciones

    Es importante tener en cuenta que el CO2 liberado en grandes cantidades puede contribuir al cambio climático al atrapar calor en la atmósfera. Por lo tanto, se recomienda utilizar el generador de CO2 casero de manera responsable y en cantidades adecuadas.

    ¡Disfruta de tu generador de CO2 casero y de los beneficios que proporciona a tus plantas acuáticas! Recuerda seguir las instrucciones y precauciones adecuadas para garantizar su uso seguro y efectivo.

    ¡Hasta la próxima y que tus plantas prosperen!