Skip to content

Generador casero de CO₂: maximiza el rendimiento de tu cuarto de cultivo

Index

    Todas las plantas, incluyendo el cannabis, necesitan dióxido de carbono para sobrevivir. Este elemento es esencial para la fotosíntesis, el proceso mediante el cual las plantas producen energía a partir del agua y el dióxido de carbono. Si bien es importante asegurarse de tener un suministro constante de aire fresco en tu cuarto de cultivo, existen formas de aumentar los niveles de dióxido de carbono para mejorar el crecimiento y la producción de tus plantas.

    Si no puedes permitirte un equipo profesional, no te preocupes, puedes hacer tu propio generador de dióxido de carbono casero con poco dinero. Aunque estos métodos no ofrecen el mismo nivel de calidad y control que los equipos profesionales, son ideales para cultivadores a pequeña escala que deseen mejorar sus resultados.

    Opción 1: Fermentación de levadura

    Una forma económica y efectiva de generar dióxido de carbono adicional es utilizar un cubo o tina de levadura en tu cuarto de cultivo. La levadura es un organismo vivo que se utiliza para elaborar bebidas alcohólicas. Al suministrarle levadura, agua, nutrientes y azúcar, esta consumirá los ingredientes y producirá dióxido de carbono y alcohol como subproductos.

    Para crear tu generador de dióxido de carbono con levadura, necesitarás:

    • Un garrafón de 5 litros.
    • 1 cucharadita de levadura activa o unos gramos de levadura para pan.
    • Agua tibia.
    • 1 taza de azúcar.
    • 2 tomates triturados como fuente de nutrientes.

    Aquí tienes las instrucciones:

    1. Llena el garrafón con agua tibia, asegurándote de que la temperatura esté entre 21 y 40 grados Celsius.
    2. Añade el azúcar y los tomates al garrafón y mezcla hasta que se disuelvan.
    3. Agrega la levadura y asegúrate de mantener la temperatura constante.
    4. Después de unas horas, comenzarán a formarse burbujas en la mezcla, lo que indica que la levadura está produciendo dióxido de carbono.
    5. Coloca el garrafón cerca de las plantas para que el dióxido de carbono se distribuya correctamente.

    Puedes conservar la colonia de levadura eliminando un poco de la solución y añadiendo agua fresca y azúcar cada semana. De esta manera, asegurarás un suministro constante de alimento para la levadura.

    Opción 2: Vinagre y bicarbonato de sodio

    Otra forma de generar dióxido de carbono es mezclando vinagre y bicarbonato de sodio. Sin embargo, esta reacción ocurre rápidamente y no dura mucho tiempo. Para prolongar su efecto, puedes montar un sistema que gotee lentamente el vinagre en una bandeja con bicarbonato de sodio. Esto proporcionará un suministro continuo de dióxido de carbono.

    Es importante tener en cuenta que el cannabis enriquecido con dióxido de carbono requiere más espacio, nutrientes y agua que el cannabis normal. Asegúrate de tener en cuenta estos aspectos al planificar tu cuarto de cultivo.

    ¡Buena suerte y disfruta de tu generador casero de dióxido de carbono!


    Esperamos que este artículo te haya proporcionado información útil sobre cómo hacer un generador casero de dióxido de carbono para tu cuarto de cultivo. Recuerda que estos métodos no son tan precisos como los equipos profesionales, pero son una buena opción para cultivadores a pequeña escala. Si tienes alguna pregunta, no dudes en dejar un comentario. ¡Feliz cultivo!