Skip to content

Descubre las Diferencias del Estilo Colonial: Exotismo y Frescura en tu Decoración

Index

    El estilo colonial ha sido siempre fascinante por su exotismo y diferencia cultural. Desde la época del colonialismo en los siglos XVIII y XIX, este estilo ha estado presente en la decoración occidental, especialmente en Europa. Durante esos tiempos de expansión de las grandes potencias por diferentes continentes, todo lo proveniente de aquellos países lejanos resultaba irresistible. Las casas se llenaron de muebles de maderas exóticas, chinoiseries, máscaras africanas y taxidermia de animales desconocidos. Aunque el estilo colonial ha perdurado en nuestros días, ha evolucionado para adaptarse a la estética actual.

    Materiales naturales para un toque fresco

    Una de las características distintivas del estilo colonial es el uso de fibras naturales en la decoración. Muebles de caña, alfombras de sisal, piezas de mimbre y paja son algunos ejemplos de materiales que pueden añadir un toque de exterior a tu hogar. Estos materiales frescos te transportarán a un ambiente evocador de los mares del Sur o las islas del Pacífico.

    Piezas auténticas de ultramar

    El estilo colonial se caracteriza por la incorporación de piezas auténticas de otros lugares del mundo. Desde un baúl oriental hasta una cama balinesa, mesas, bancos y armarios ceremoniales chinos convertidos en alacenas, estas piezas añaden un toque exótico a tu decoración. La autenticidad de estas piezas es fundamental, ya que las reproducciones industriales no transmiten la misma sensación. El placer de la búsqueda y la selección de estas piezas es lo que realmente las hace especiales.

    Colores claros y en contraste

    Los colores también juegan un papel importante en el estilo colonial. Las tapicerías frescas en tejidos naturales, como el lino o el algodón, son ideales para crear un ambiente colonial. Los tonos blancos o cremas son perfectos para las tapicerías, que combinan a la perfección con tonalidades tierra, ocres y rojizos. Además, las maderas exóticas, como la teca o el zebrano, añaden un toque oscuro y elegante a la decoración.

    Los imprescindibles del estilo colonial

    Si quieres conseguir el estilo colonial en tu hogar, hay algunos elementos básicos que no pueden faltar. Un ventilador de techo, un biombo oriental, una cama con doseles y mosquitera, y plantas tipo palmera, como la kentia, drácena o strelitzia, son algunos ejemplos. Con solo agregar algunos de estos elementos, sin exagerar ni sobrecargar la decoración, lograrás crear un ambiente de exotismo en tu hogar.

    En resumen, el estilo colonial es una opción decorativa refrescante y desenfadada que incorpora elementos de otras culturas y países lejanos. Utilizando materiales naturales, piezas auténticas y colores claros en contraste, puedes lograr una decoración colonial en tu hogar. No olvides añadir algunos elementos imprescindibles, como ventiladores de techo y plantas tipo palmera, para completar el ambiente exótico. ¡Atrévete a darle un toque colonial a tu decoración y viaja sin moverte de casa!

    ¡Esperamos que este artículo te haya inspirado para introducir el estilo colonial en tu decoración! Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en dejarlo abajo. ¡Que tengas un día exótico y lleno de estilo!