Skip to content

Descongelar y limpiar tu frigorífico: ¡Sigue estos consejos!

Index

    El sistema 'no frost' presente en los frigoríficos más actuales evita la formación de hielo en las paredes interiores. Sin embargo, los modelos más antiguos o básicos necesitan ser descongelados regularmente para mantener su eficacia. Según los fabricantes, se recomienda descongelar la máquina al menos una vez al año o cuando la capa de hielo supere los cinco milímetros de espesor.

    Paso 1: Vaciar y desconectar el frigorífico

    Antes de comenzar el proceso de descongelación, es necesario vaciar completamente la máquina de comida y de hielo. Elije un momento en el que no esté llena de productos para evitar que se estropeen. A continuación, desconecta el frigorífico.

    Paso 2: Eliminar el hielo del congelador

    No es necesario esperar a que el hielo se derrita por sí solo. Puedes utilizar un secador de aire caliente o recipientes con agua hirviendo para ayudar a desprender el hielo de las paredes. Si el frigorífico no tiene un sistema de evacuación, asegúrate de tener a mano un baño, una bayeta y una fregona para retirar el agua que se genere durante el proceso.

    Paso 3: Precauciones y limpieza

    Recuerda siempre desenchufar el frigorífico antes de derretir el hielo para evitar posibles averías, cortocircuitos o descargas eléctricas. Evita usar instrumentos metálicos o afilados para retirar el hielo de las paredes internas de la nevera.

    Una vez descongelado por completo, es el momento adecuado para limpiar el frigorífico a fondo. Comienza limpiando el exterior con un paño mojado en agua y jabón, una disolución de vinagre en agua o un producto de limpieza especial para frigoríficos. No olvides limpiar las juntas de las puertas, donde se acumula la mayoría de la suciedad. Limpia también las bobinas de la parte trasera para eliminar el polvo y las pelusas.

    Continúa quitando los cajones y las baldas, y límpialos enérgicamente con el mismo producto utilizado para limpiar el exterior. Para las paredes interiores, puedes usar bicarbonato sódico disuelto en agua caliente para eliminar cualquier olor desagradable. Asegúrate de secarlo todo bien antes de volver a colocar los alimentos.

    Paso 4: Bandeja de drenaje y organización de alimentos

    Busca la bandeja de drenaje en la parte inferior del frigorífico y recoge cualquier líquido y suciedad acumulados allí. Una vez limpio, vuelve a colocar los alimentos de manera eficiente.

    Conclusiones

    Descongelar y limpiar regularmente tu frigorífico es esencial para mantener su eficacia y evitar problemas. Sigue estos pasos y aprovecha para organizar tus alimentos de manera eficiente. ¡Tu frigorífico estará como nuevo!

    Si te ha interesado este artículo, no te pierdas nuestras guías para elegir una vinoteca o el congelador perfecto. Además, descubre cómo elegir el frigorífico perfecto para tu cocina.

    ¡Hasta la próxima y disfruta de tu frigorífico limpio y eficiente!