Skip to content

Descongelar y cuidar tu frigorífico: la guía definitiva

Index

    Descongelar el frigorífico es una tarea clave para optimizar su uso de energía y prolongar su vida útil. Aunque puede que nunca hayas realizado este proceso o que no sepas cómo hacerlo correctamente, no te preocupes. En este artículo te explicaremos paso a paso cómo descongelar tu nevera, cuándo es necesario hacerlo y con qué frecuencia. Además, te recomendaremos la contratación de un seguro de hogar que cubra posibles averías en tu frigorífico.

    Cómo descongelar el frigorífico: paso a paso

    Descongelar la nevera es un proceso sencillo, pero requiere algo de organización y tiempo. Sigue estos pasos para descongelar tu frigorífico de manera eficiente:

    1. Consumir o almacenar los alimentos congelados: Antes de comenzar, es importante consumir los alimentos congelados, guardarlos en otro congelador o dejarlos fuera para consumir en los próximos días. De esta manera, evitaremos que se interrumpa la cadena de frío.

    2. Vaciar completamente el frigorífico: Retira todos los alimentos refrigerados y congelados del frigorífico para que quede completamente vacío.

    3. Desenchufar la nevera y esperar a que el hielo se derrita: Desconecta el frigorífico de la corriente y espera a que el hielo se derrita de forma natural. Si deseas acelerar el proceso, puedes utilizar recipientes con agua caliente, paños calientes o un secador de pelo para aplicar aire caliente sobre las superficies congeladas.

    4. Limpiar a fondo el frigorífico: Una vez que el hielo se ha derretido por completo, es importante limpiar a fondo todas las partes de la nevera. No solo debemos eliminar el agua resultante del deshielo, sino también los posibles restos de comida que puedan quedar.

    5. Volver a enchufar el frigorífico: Por último, enchufa nuevamente el frigorífico y espera a que alcance una temperatura lo suficientemente fría como para volver a guardar los alimentos refrigerados. Esto suele tardar unos quince minutos. Recuerda que la temperatura del frigorífico debe estar entre 2 y 8 ⁰C, mientras que la del congelador debe mantenerse entre -16 y -24 ⁰C.

    Es importante tener en cuenta algunas precauciones al descongelar la nevera. Evita utilizar cuchillos u otras herramientas para quitar el hielo, ya que podrías dañar el funcionamiento del frigorífico. Además, te recomendamos colocar papeles de periódicos en el suelo para absorber el agua del deshielo.

    Cuándo y con qué frecuencia descongelar la nevera

    Uno de los aspectos más importantes es determinar cuándo es necesario descongelar la nevera. Lo recomendable es observar las paredes del frigorífico y realizar el proceso cuando la capa de hielo supere los 5 milímetros de espesor. Por lo general, esto ocurre aproximadamente cada seis meses.

    Es importante descongelar la nevera porque, cuando las capas de hielo cubren las paredes, el motor tiene que trabajar más para alcanzar la misma temperatura, lo que reduce su eficiencia energética. Además, un exceso de hielo en las paredes puede ser la causa de que el frigorífico no enfríe adecuadamente.

    Sin embargo, es importante tener en cuenta que los frigoríficos no frost no generan hielo en las paredes, ya que funcionan con un ventilador que distribuye el aire frío de manera homogénea. Aunque esto evita la formación de hielo, estos electrodomésticos consumen hasta un 35 % más de energía.

    Un seguro de hogar que proteja tu frigorífico

    Ahora que conoces la importancia de descongelar tu frigorífico y cómo hacerlo correctamente, también es recomendable contar con un seguro de hogar que cubra posibles averías en tu electrodoméstico. Imagina tener que vaciar tu frigorífico en un momento inesperado debido a una avería. Sería un gran inconveniente para cualquier familia.

    Contratar un seguro de hogar con cobertura para reparaciones en el frigorífico y otros electrodomésticos te brindará la tranquilidad de saber que, en caso de una avería, contarás con asistencia técnica y podrás resolver el problema de manera rápida y eficiente.

    ¡Despídete de los problemas con tu frigorífico!

    Ahora que tienes todos los conocimientos necesarios para descongelar y cuidar tu frigorífico, no hay excusas para posponer esta tarea importante. Recuerda realizar el proceso de descongelamiento cada seis meses o cuando la capa de hielo supere los 5 milímetros de espesor.

    Además, considera contratar un seguro de hogar que cubra tus electrodomésticos, incluyendo el frigorífico. De esta manera, podrás disfrutar de la tranquilidad de contar con asistencia técnica en caso de una avería.

    ¡Dale a tu frigorífico el cuidado que se merece y mantén tus alimentos frescos y seguros por mucho más tiempo!