Skip to content

Comparación de costos: acuario de agua dulce vs. acuario de agua salada

Index

    Si estás considerando la idea de tener un acuario, es importante que sepas cuánto te costará mantenerlo. Desde los gastos iniciales hasta los gastos periódicos, aquí te presentamos una lista aproximada de los costos que deberás tener en cuenta. Pero recuerda, tener un acuario no es solo para personas adineradas o expertas, es para todos aquellos que quieran disfrutar de esta experiencia sin poner en riesgo la salud de los peces.

    Gastos iniciales

    Antes de comenzar, es importante que entiendas un concepto simple pero a menudo subestimado: los peces son animales y deben ser respetados y cuidados al igual que cualquier otra mascota. Por lo tanto, debemos dejar de lado la idea de "Si los peces mueren, compro más".

    Si eres principiante en el mundo de los acuarios, te recomendamos empezar con un tanque no muy grande y con agua dulce en lugar de agua salada. ¿Por qué? Principalmente por dos razones: la dificultad y el costo. Los peces de agua dulce suelen ser más resistentes y longevos que los peces de agua salada, y su precio oscila entre los 2 y los 15 euros.

    Un acuario de tamaño mediano (entre 20 y 200 litros) completo con accesorios no debería costar más de cien euros. Además, tendrás que tener en cuenta los costos mensuales de repuestos como acondicionadores de agua, materiales filtrantes y fertilizantes, así como los alimentos para los peces, que pueden variar entre los siete y los treinta euros al mes. También debes considerar los costos de electricidad, aunque suelen ser insignificantes. Las luces, bombas y filtros consumen poca energía, y el calentador solo se utiliza en los meses de invierno. Para reducir aún más estos costos, puedes utilizar temporizadores automáticos para controlar el encendido y apagado de los sistemas.

    En el caso de los acuarios de agua salada, además de los gastos mencionados anteriormente, deberás tener en cuenta el costo de las sales sintéticas necesarias para preparar agua nueva para el tanque.

    Mantenimiento periódico

    El mantenimiento de un acuario de agua dulce implica realizar operaciones como el cambio de agua, la limpieza del fondo y la alimentación de los peces. El cambio de agua se debe hacer una vez al mes, reemplazando aproximadamente un tercio del agua contenida en el tanque, lo cual solo lleva unos minutos. Cada tres meses, deberás limpiar el fondo del acuario, lo cual puede llevar unos 30 minutos. También tendrás que alimentar a los peces a diario, y en caso de ausencia, puedes utilizar dispensadores automáticos de comida.

    En el caso de los acuarios de agua salada, además de la alimentación diaria, deberás realizar pruebas periódicas del agua para verificar los valores de pH, amoníaco, nitritos, nitratos y alcalinidad. También deberás realizar un cambio de agua del 10% cada semana o un cambio del 20% cada dos semanas, enjuagar los filtros y limpiar las superficies expuestas a la sal. Estas tareas no te robarán muchas horas, excepto por el mantenimiento mensual y semestral.

    Recuerda observar a tus peces diariamente para asegurarte de que estén sanos y activos. Si detectas algún problema, no dudes en contactar a un veterinario especializado en peces. La salud de tus peces debe ser siempre tu máxima prioridad.

    Conclusiones

    Mantener un acuario no tiene por qué ser costoso ni difícil. Con un poco de conocimiento y dedicación, podrás disfrutar de esta experiencia sin gastar una fortuna. Recuerda elegir peces robustos y fáciles de criar, y presta atención a su salud y bienestar. ¡Buena suerte con tu acuario y que tus peces naden felices!