Skip to content

Ciclado de acuarios: consejos esenciales para un mantenimiento impecable

Index

    El ciclado de un acuario es un proceso fundamental para asegurar las condiciones óptimas y la supervivencia de los peces que habitarán en él. En este artículo, te explicaremos qué es el ciclado y cómo realizarlo de manera correcta.

    ¿Qué es el ciclado de un acuario?

    El ciclado de un acuario es el proceso por el cual se establecen las condiciones necesarias para que las bacterias beneficiosas se reproduzcan y realicen las funciones de reciclado de sustancias tóxicas nitrogenadas. Estas sustancias, como los nitritos y el amoniaco, son producidas por la respiración y descomposición de los restos de comida y excrementos de los peces.

    El ciclado es un proceso cíclico que permite mantener el hábitat de los peces limpio y saludable, ya que no podemos sacarlos a pasear ni enseñarles conductas como a otros animales de compañía. Es importante tener en cuenta que existen dos formas de realizar el ciclado: con peces o sin ellos.

    Ciclado sin peces

    La forma más segura y recomendada para realizar el ciclado de un acuario es sin peces. Esto se debe a que el proceso puede ser perjudicial para ellos si la persona que realiza el ciclado es inexperta. A continuación, te explicamos cómo realizar el ciclado sin peces:

    1. Añade amoniaco: El amoniaco será la fuente de alimentación para las bacterias nitrificantes, favoreciendo su desarrollo. Es importante utilizar amoniaco puro, sin aditivos ni productos extra. Se recomienda añadir entre un 3% y un 5% de amoniaco (por ejemplo, 5 ml al día por cada 100 litros de agua). Este proceso puede durar unos diez días, dependiendo de la concentración de amoniaco en el agua (entre 5 y 7,5 mg/litro).

    2. Añade comida para peces: Esta es una forma más natural y lenta de realizar el ciclado. Al añadir comida al acuario, se produce su descomposición, generando amoniaco que será procesado por las bacterias nitrificantes. Se recomienda añadir diariamente entre 3 y 5 escamas de comida por cada 80 litros de agua, ajustando la cantidad según la capacidad del acuario. Este proceso puede tardar entre 20 y 30 días.

    Es importante consultar con un profesional de confianza para obtener los test adecuados y asegurarse de que se están alcanzando las condiciones óptimas para los peces.

    ¿Ya puedo disfrutar de mi acuario?

    Una vez finalizado el proceso de ciclado, es importante realizar pruebas del agua para verificar los niveles de pH y GH. Estos parámetros nos ayudarán a determinar qué tipo de peces son los más adecuados para nuestro acuario.

    Es recomendable introducir los peces poco a poco, eligiendo especies que sean resistentes y se adapten a las condiciones de nuestro acuario. Evitar la superpoblación es fundamental para mantener un equilibrio adecuado en el ecosistema del acuario.

    Recuerda que el proceso de ciclado y cuidado de un acuario requiere paciencia y atención constante. ¡Disfruta de tus peces y su hábitat!

    ¡Hasta la próxima entrega! No te pierdas los próximos consejos sobre acuarios.

    CiberMascotas, conoce a tus mascotas.