Skip to content

Camas frías y calientes: cómo construirlas y aprovechar al máximo

Index

    Camas frías y calientes: beneficios y construcción

    Las camas frías y calientes son técnicas utilizadas en la horticultura para proteger y acelerar el crecimiento de plantas en diferentes estaciones del año. En este artículo, exploraremos en detalle qué son estas camas, cómo construirlas y cómo cuidarlas adecuadamente. ¡Acompáñanos en este viaje hacia un cultivo exitoso!

    ¿Qué son las camas frías y calientes?

    Las camas frías y calientes son estructuras diseñadas para controlar la temperatura del suelo y proteger los cultivos. Aunque tienen propósitos similares, sus funciones son ligeramente diferentes.

    La cama fría se utiliza para endurecer los cultivos antes del trasplante. Por ejemplo, se pueden germinar las semillas en interiores, en semilleros, y luego trasladar los plantines a la cama fría para que se aclimaten gradualmente antes de ser expuestos al frío exterior. Esto resulta especialmente útil en lugares donde hay grandes diferencias de temperatura entre el día y la noche. Sin embargo, en áreas como Buenos Aires, la utilidad de la cama fría puede ser limitada si la huerta está bien resguardada.

    Por otro lado, la cama caliente permite cultivar hortalizas delicadas en invierno y adelantar los cultivos de verano. Funciona gracias al calor generado por el compost en descomposición, que calienta el suelo y favorece el crecimiento de plantas que requieren temperaturas más altas. Es como un invernadero en miniatura, pero mucho más sencillo de construir y mantener.

    Construcción de las camas frías y calientes

    La construcción de estas camas es relativamente sencilla y se adapta a diferentes necesidades y espacios. A continuación, te mostraremos cómo construir cada tipo de cama.

    Construcción de una cama fría:

    1. Obtén un cajón de madera o utiliza madera de pallets para construirlo.
    2. Busca una ventana vieja o un vidrio que pueda cubrir el cajón.
    3. Coloca el cajón al sol para que se entibie durante el día.
    4. ¡Listo! Ya tienes tu cama fría.

    Si no tienes mucho espacio, incluso puedes utilizar un cajón de verdulería y cubrirlo con un vidrio. La idea principal es proteger los plantines del frío exterior.

    Construcción de una cama caliente:

    1. Consigue un cajón de madera sin fondo.
    2. Asegúrate de que sea lo suficientemente profundo para contener el compost y una capa de tierra encima.
    3. Si la cama se colocará sobre baldosas o piso, sella el cajón para evitar que los lixiviados del compost generen olores desagradables.
    4. Añade residuos orgánicos al cajón algunos meses antes de sembrar. Estos se descompondrán y generarán calor.
    5. Cuando estés cerca de la fecha de siembra, coloca una capa de tierra sobre los residuos descompuestos.
    6. Mantén la tapa cerrada para mantener el calor y luego siembra en la cama caliente.

    Recuerda que es esencial ventilar la cama caliente para evitar la proliferación de plagas y hongos. También puedes utilizar tablas y mallas para regular la temperatura y proteger tus cultivos.

    Cuidado y plagas en las camas calientes

    Las camas calientes requieren ciertos cuidados y deben estar libres de plagas para asegurar un buen crecimiento de tus plantas. Aquí te dejamos algunos consejos útiles:

    • Ventila la cama caliente regularmente para evitar la acumulación de calor excesivo y la proliferación de plagas.
    • Controla la presencia de bichos bolita, que encuentran en la cama caliente un lugar ideal para reproducirse. Ventilar la cama con frecuencia ayuda a incomodar a estos insectos.
    • Para mantener alejadas a las hormigas, coloca arroz partido remojado en sulfato de cobre cerca de los brotes. A las hormigas les atraerá más el arroz y les será menos trabajo recolectarlo.
    • Vigila la aparición de hongos y ventila la cama con regularidad para evitar su propagación.

    Recuerda que cada huerta y cama caliente puede presentar desafíos únicos, por lo que es importante estar atento y tomar medidas de control adecuadas.

    ¡Hasta el próximo post!

    Esperamos que este artículo te haya brindado información útil sobre las camas frías y calientes. Recuerda que construir y cuidar una cama caliente puede acelerar tus cosechas y permitirte cultivar incluso en invierno. ¡No dudes en dejarnos tus comentarios y preguntas! ¡Nos vemos en el próximo artículo! ¡Buena suerte en tu huerta!

    Besos,
    Vane.