Skip to content

Camas calientes: la solución ideal para cultivar en invierno

Index

    Durante el invierno, las bajas temperaturas y las heladas suelen representar un desafío para los cultivos. Sin embargo, existen recursos que permiten superar estos contratiempos meteorológicos y seguir cultivando incluso en las épocas más duras del año. Además de los tradicionales invernaderos, las camas calientes son una excelente opción para proteger las plantas y semillas del frío extremo. En este artículo, exploraremos los diferentes tipos de camas calientes, sus ventajas e inconvenientes, y los requisitos para su construcción y uso.

    Tipos de camas calientes

    Las camas calientes son estructuras que funcionan como pequeños invernaderos, protegiendo a las plantas y semillas de las bajas temperaturas. Hay dos tipos principales de camas calientes: artificiales y naturales.

    Camas calientes artificiales

    Las camas calientes artificiales se construyen colocando una almohadilla eléctrica en la parte inferior de la estructura. Este sistema permite controlar la temperatura y mantener un ambiente cálido y propicio para el crecimiento de las plantas.

    Camas calientes naturales

    Las camas calientes naturales se basan en la utilización de estiércol como fuente de calor. Se coloca una capa de estiércol en la parte inferior de la estructura y se deja fermentar durante varios días. La descomposición del estiércol genera calor, elevando la temperatura interior de la cama caliente. Este método aprovecha un recurso natural y es más sostenible, además de no requerir electricidad.

    Requisitos para la construcción y uso de camas calientes

    La construcción de camas calientes requiere ciertos pasos y consideraciones para garantizar su eficacia.

    Camas calientes artificiales

    Si optas por una cama caliente artificial, puedes construir la estructura en un espacio interior. Sin embargo, es importante compensar la falta de luz natural instalando una luz de cultivo a una distancia adecuada sobre la superficie. La lámpara debe estar encendida durante 12 o 14 horas diarias para proporcionar la luz necesaria para el crecimiento de las plantas. Es importante tener en cuenta el tipo de lámpara utilizada, ya que las luces halógenas emiten mucho calor y pueden dañar las plantas si están demasiado cerca.

    Camas calientes naturales

    Para construir una cama caliente natural, se recomienda colocar una capa de estiércol de aproximadamente 50 a 60 centímetros de altura. El estiércol debe fermentar durante varias semanas, generando calor en el proceso. Después de aproximadamente dos semanas, la temperatura interior de la cama caliente alcanzará los 60 o 70 ºC. Después de este pico de temperatura, la temperatura descenderá gradualmente a alrededor de 25 ºC, que es la temperatura ideal para la siembra. En este punto, se puede colocar una capa de mantillo sobre el estiércol, donde se plantarán las plántulas o se sembrarán las semillas.

    Ventajas e inconvenientes de cada tipo de camas calientes

    Ambos tipos de camas calientes tienen ventajas e inconvenientes que debes considerar antes de elegir el más adecuado para tus necesidades.

    Camas calientes artificiales

    Las camas calientes artificiales requieren menos espacio y son más fáciles de instalar. Sin embargo, consumen electricidad y dependen de una conexión eléctrica, lo que puede ser complicado si se encuentran en exteriores. Además, es importante controlar la temperatura interna para evitar el sobrecalentamiento y dañar las plantas.

    Camas calientes naturales

    Las camas calientes naturales aprovechan un recurso natural y son más sostenibles, ya que no requieren electricidad. Además, no presentan riesgos de sobrecalentamiento. Sin embargo, ocupan más espacio y requieren un proceso de fermentación previo, lo que puede llevar tiempo y esfuerzo.

    Conclusión

    Las camas calientes son una excelente opción para seguir cultivando durante el invierno. Tanto las camas calientes artificiales como las naturales tienen sus ventajas e inconvenientes, por lo que debes considerar tus necesidades y recursos antes de decidir cuál utilizar. Recuerda seguir las recomendaciones de construcción y uso para garantizar el éxito de tus cultivos. ¡No dejes que el frío del invierno te impida disfrutar de tus plantas y cosechas!

    ¡Esperamos que este artículo te haya sido útil! Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en dejárnoslo. ¡Felices cultivos!