Skip to content

Avena vs. Salvado de Avena: ¡Descubre sus beneficios para tu dieta!

Index

    La avena es un cereal altamente nutritivo y equilibrado que se ha convertido en un alimento fundamental en nuestra dieta habitual. Su composición nutricional lo diferencia de otros cereales, ya que contiene una mayor cantidad de proteínas, menos hidratos de carbono y una menor cantidad de grasa. Además, la avena en su forma más pura no contiene gluten, aunque es importante tener en cuenta la posible contaminación cruzada. Aunque existen opiniones contrapuestas, estudios recientes sugieren que incluir avena en la dieta de personas con celiaquía no produce efectos secundarios. No obstante, siempre es recomendable consultar con un especialista, elegir productos certificados (<20ppm) e introducir la avena de forma gradual en la dieta de personas con intolerancia al gluten.

    La versatilidad de la avena

    La forma más común de consumir avena es en forma de copos, obtenidos después de descascarillar, moler y prensar los granos de avena. Los copos de avena se suelen consumir en el desayuno, mezclados con leche o yogur. Sin embargo, cada vez más personas están descubriendo el porridge o las gachas de avena, una deliciosa papilla de leche y copos de avena aderezada con canela, vainilla, miel o fruta.

    Propiedades nutricionales de la avena

    La avena destaca por ser uno de los cereales más nutritivos, gracias a su contenido en proteínas, grasa insaturada, hidratos de carbono, fibra y vitaminas. Veamos algunas de sus propiedades más importantes:

    1. Proteínas: La avena contiene alrededor del 14% de proteínas, lo cual es el contenido más alto entre los cereales. Sin embargo, es deficiente en dos aminoácidos esenciales, la treonina y la lisina. Para obtener proteínas completas, se recomienda combinar la avena con legumbres u otros pseudocereales como la quinoa.

    2. Hidratos de carbono: La avena aporta aproximadamente la misma cantidad de hidratos de carbono que otros cereales. Sin embargo, sus hidratos de carbono son de tipo complejo, lo que significa que se absorben lentamente. Esto la convierte en una fuente de energía duradera y ayuda a mantener la saciedad, siendo beneficiosa para las personas que siguen una dieta de adelgazamiento.

    3. Grasas saludables: Aunque la avena contiene poca grasa, la mayor parte de esta es de tipo insaturada. Destaca su contenido en omega-3 y omega-6, que ayudan a mantener los niveles de colesterol y proteger el corazón.

    4. Fibra: La avena es rica en fibra, tanto soluble como insoluble. Esta fibra ayuda a prevenir el estreñimiento, proporciona sensación de saciedad y ayuda a mantener los niveles de colesterol bajo control. Además, actúa como un prebiótico, alimentando a las bacterias intestinales beneficiosas.

    5. Vitaminas: La avena es especialmente rica en vitaminas del grupo B, las cuales desempeñan un papel importante en la obtención de energía, la producción de hormonas y el fortalecimiento del sistema inmunológico, entre otras funciones.

    6. Minerales: La avena contiene minerales esenciales como el magnesio, el fósforo, el potasio, el hierro y el calcio. Estos minerales son fundamentales para la contracción muscular, el mantenimiento de los huesos y la transmisión nerviosa, entre otras funciones.

    Beneficios del salvado de avena

    El salvado de avena se obtiene al refinar los granos de avena y consiste en las capas más externas del grano. Este producto conserva todas las propiedades nutricionales mencionadas anteriormente, pero destaca por su mayor contenido de fibra y minerales, y su menor cantidad de carbohidratos en comparación con los copos de avena. El salvado de avena es especialmente beneficioso para regular el tránsito gastrointestinal y prevenir el estreñimiento.

    Es importante consumir el salvado de avena con una gran cantidad de agua para evitar posibles problemas intestinales, ya que su alta concentración de fibra puede causar dolor abdominal, estreñimiento, flatulencia e incluso obstrucciones intestinales. Se recomienda tomar entre 1 y 2 cucharadas al día, siempre dentro de una dieta equilibrada.

    El salvado de avena se puede incorporar fácilmente en platos salados, como ensaladas o cremas de verduras, o agregarlo a yogures, zumos de fruta, batidos o leche.

    En resumen, tanto la avena como el salvado de avena son alimentos saludables y nutritivos que pueden ser incorporados de manera fácil y versátil en nuestra dieta diaria. Aprovecha sus propiedades beneficiosas para mejorar tu salud y bienestar.

    ¡Que disfrutes de tus comidas con avena y salvado de avena!

    Escrito por Rocío Narbaiza: Farmacéutica & Nutricionista